14 oct. 2011

Si soy lo que siento, siento que no estás..

Otra vez ese nudo en la garganta. Otra vez esas ganas de llorar. Otra vez esas ganas de gritarle al mundo que no puedo más sin ti. Dime por qué me haces esto, puesto que no tiene explicación. Pienso que he sido tu juguete y ya te has cansado de jugar y ahora vas en busca de otro, sabiendo que nadie te dará ese juego que tanto te gusta. La verdad es que siempre te he dicho que lucho hasta el final por las cosas, aunque me cueste sudor y lágrimas. ¿Recuerdas cuando te dije que lucharía por ti lo quisieras o no? Pues hoy lo retiro. Y mira que me conoces bien y sabes que nunca me rindo, y más tratándose sobre ti. Pero hoy ha llegado el día en el que no puedo más, en el que me he dado cuenta de que quererte me está haciendo daño. No sé si intencionadamente o no, pero ya me da igual. Prefiero quedarme con todo lo bonito de esta historia, pues me has enseñado a seguir adelante cueste lo que cueste. Eres tú quien me enseñó que no nos podemos rendir cuando todo nos va mal, porque eso quiere decir que antes nos ha ido bien. Y hoy, eres tú quien me enseña que una retirada a tiempo puede ser una victoria. Aunque yo haya perdido mil veces por ti.. "Solo quiero lo mejor para ti, créeme, y lo mejor no soy yo". Pues sí, llevabas la razón, tú no eres lo mejor para mi. Porque quien te quiere de verdad no te hace llorar, y una persona no deja de querer a otra en dos días,  ni siquiera en unas semanas, para eso hace falta tiempo y razones, y creo que no tienes una simple razón para olvidar todo lo que fuimos en unos días.. Pero ya terminó todo, ¿no? ¿Esto es lo que querías? Pues ahí lo tienes. Me dijiste que nunca me dejarías irme de tu vida... pero cuando te des cuenta y me preguntes por qué me fui, recuerda que tú nunca me lo has impedido.. Nunca olvides que te quise, te quiero, y te querré. Hasta siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario