28 oct. 2011

El misterio de tus ojos verdes.

Tú no sabes lo que me has dado, eso te lo digo yo. Lo que la luna al mar anclado. Lo que la gloria al perdedor. Y ya no tengo tiempo mi vida, para estar a un lado, o para ese recuerdo entre los dos. Y si paras el viento, tu viento que me ande despertando, ahora lo sabes, esa es mi intención. Y al anochecer, prefiero la luz, que ahora en mi vida enciendes tú. Un mundo que solo entiendas tú.

22 oct. 2011

Será que él no me odia tanto y a mi me van las causas perdidas.

-¿Por qué siempre haces lo mismo?
-¿El qué?
-Huir sin decir nada.
- ¿Y tú por qué me sigues si estoy huyendo? Podría hacerte daño.
-¿Más? Hasta el ruido de la ciudad me recuerda a ti, pero siempre supe que huirías.
-¿Por qué?
-Porque te hice ver que quería que te quedaras. Pero ya da igual, siempre será una historia diferente que contar, de esas que duran poco pero son sorprendentes, y si durasen más dejarían de serlo.
-Espero no arrepentirme de esto.
-Yo también espero que no lo hagas, al fin y al cabo somos demasiado parecidos como para enamorarnos. Ahora todo es diferente, debes entenderlo. Has de saber que olvidar a alguien no significa dejar de quererle y seguiré esperando que aparezcas debajo de casa porque las historias no terminan hasta que no se pone un punto y final, y tú ni siquiera has puesto un punto y coma.

14 oct. 2011

Si soy lo que siento, siento que no estás..

Otra vez ese nudo en la garganta. Otra vez esas ganas de llorar. Otra vez esas ganas de gritarle al mundo que no puedo más sin ti. Dime por qué me haces esto, puesto que no tiene explicación. Pienso que he sido tu juguete y ya te has cansado de jugar y ahora vas en busca de otro, sabiendo que nadie te dará ese juego que tanto te gusta. La verdad es que siempre te he dicho que lucho hasta el final por las cosas, aunque me cueste sudor y lágrimas. ¿Recuerdas cuando te dije que lucharía por ti lo quisieras o no? Pues hoy lo retiro. Y mira que me conoces bien y sabes que nunca me rindo, y más tratándose sobre ti. Pero hoy ha llegado el día en el que no puedo más, en el que me he dado cuenta de que quererte me está haciendo daño. No sé si intencionadamente o no, pero ya me da igual. Prefiero quedarme con todo lo bonito de esta historia, pues me has enseñado a seguir adelante cueste lo que cueste. Eres tú quien me enseñó que no nos podemos rendir cuando todo nos va mal, porque eso quiere decir que antes nos ha ido bien. Y hoy, eres tú quien me enseña que una retirada a tiempo puede ser una victoria. Aunque yo haya perdido mil veces por ti.. "Solo quiero lo mejor para ti, créeme, y lo mejor no soy yo". Pues sí, llevabas la razón, tú no eres lo mejor para mi. Porque quien te quiere de verdad no te hace llorar, y una persona no deja de querer a otra en dos días,  ni siquiera en unas semanas, para eso hace falta tiempo y razones, y creo que no tienes una simple razón para olvidar todo lo que fuimos en unos días.. Pero ya terminó todo, ¿no? ¿Esto es lo que querías? Pues ahí lo tienes. Me dijiste que nunca me dejarías irme de tu vida... pero cuando te des cuenta y me preguntes por qué me fui, recuerda que tú nunca me lo has impedido.. Nunca olvides que te quise, te quiero, y te querré. Hasta siempre.

9 oct. 2011

Basta. Estoy fuera. De los recuerdos, del pasado, pero también estoy perdida. Antes o después las cosas que has dejado atrás te alcanzan, y las cosas más estúpidas, cuando estás enamorada, las recuerdas como las más bonitas. Porque su simplicidad no tiene comparación, y me dan ganas de gritar en este silencio que hace daño. Basta, déjame. Ponlo todo de nuevo en su sitio. Así, cierra. Doble vuelta de llave. En el fondo del corazón, allí, en aquella esquina. Ponlos bien escondidos. Donde no los puedas ver, entiérralos, allí estarán mucho mejor.

8 oct. 2011

Why the things only happen once?

¿Has tenido alguna vez esas inmensas ganas de gritar? ¿De liberar en un solo chillido todo lo que llevas dentro? Pues yo sí, ahora mismo tengo esa necesidad. La necesidad de soltar todo lo que tengo aquí dentro, en mi corazón. De contarle al mundo todas mis preocupaciones y todas mis alegrías, de soltar que no aguanto más, ni un solo día más sin ti. La necesidad de gritarle a todo aquel que pase por mi lado que te necesito, sin entender muy bien aún el porqué. ¿Alguna vez has sentido que por mucho que todos a tu alrededor estén contigo, tú te sientes sola? Es duro sentir soledad, y más cuando sabes que no hay una razón para poder sentirte de dicha manera. ¿Sientes que todo empieza a afectarte? ¿Qué nada va bien? Sé cual es esa sensación. Porque no siempre tiene que haber un motivo por el que estar mal, o para sentirlo así. Muchas veces nos preocupamos por algo sin saber porqué, o sin saber que nos está pasando. Y es entonces cuando llega el momento en el que te das cuenta de que, no siempre tenemos respuestas para todo, y de que no siempre podemos saber todo al momento. Deberíamos saber que todo pasa en su debido momento, y es por eso que cuando pasa algo, no entendemos la razón, es a la larga cuando las entendemos, por mucho que en ese momento necesitemos una respuesta.