22 feb. 2011

Le temo a que tu cupido me venda en un sueño..

Para ti mis prisas, mis horarios, mis dudas, mis alegrías, mi sonrisa y mi tiempo. Mis ganas de amarte, mis besos en el portal, mis abrazos en todo momento, la seguridad que me transmites, y el sonido de mi voz. Para ti mi vida entera, mi ropa, mis sueños, mis vicios, mis problemas, mi mirada y mi dignidad. Haz de mi una persona mucho mejor, algo nuevo y especial, brillante, algo con quien puedas llegar muy lejos, si puede ser hasta el final. Abrázame muy fuerte, hasta que los brazos se nos cansen lo suficiente como para no poder seguir. Quiéreme sin medida, hasta que no haya estrellas en cielo, hasta que un niño pequeño deje de tener imaginación, hasta que un mendigo deje de pedir dinero, hasta que un niñato capullo piense con el corazón..

No hay comentarios:

Publicar un comentario