4 mar. 2011

No te canses de decírmelo: te amo.

 Será la forma en la que me mira o la manera en la que me abraza. Puede que sea la manera en la que me besa, o tal vez como me sonríe. Quizá, sea la manera en la que me toca lentamente, o tal vez, sea la manera tan especial que tiene para hablarme. Es posible que sea la forma que tiene de decirme te quiero, o también puede ser por cómo hace que me enfade, y quién sabe, puede que sea porque me encanta sentir su respiración sobre mi piel, o por la facilidad que tiene para sonrojarme. Porque también es posible, que sea porque solo él conoce la manera de hacer que un escalofrío me recorra el cuerpo entero, incluso puede ser por como hace que me sienta cuando estoy con él, y casi seguro, que sea porque solo él consigue hacerme temblar si le veo a lo lejos. Sí, serán todas esas cosas, o quien sabe si será por otras mil razones que puedo llegar a tener para quererle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario