3 dic. 2011

Y lo que creías que era un sueño, se hace realidad.


Segundos antes de verle el corazón te va rapidísimo, no puedes controlar tu respiración y te tiembla el pulso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario